NoticiaFue el 23 de abril de 1616 cuando el azar, la inmortalidad o los inescrutables designios del destino unieron para siempre la vida, y sobre todo la muerte, de los dos grandes genios de la literatura universal. Uno de ellos era William Shakespeare, de origen inglés y, el otro, el genial Miguel de Cervantes y Saavedra, autor de la obra más leída de la historia, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Por ello, la Unesco en 1995, aprobó proclamar el 23 de abril de cada año el “Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor”.

EL próximo lunes, los alumnos del Colegio celebrarán su particular Feria del Libro donde Antonio Machado será el principal homenajeado. Este escritor, uno de los poetas españoles más representativos de nuestra literatura estuvo influido por el modernismo y el simbolismo. Su obra es expresión lírica del ideario de la Generación del 98. Los textos iniciales de Machado, comentarios de sucesos y crónicas costumbristas escritos en colaboración con su hermano y firmados con el seudónimo Tablante de Ricamonte, aparecieron en  La Caricatura en 1893. Sus primeros poemas se publicaron en ElectraHelios y otras revistas modernistas, movimiento con el que Machado se sentía identificado cuando comenzó su labor literaria. Al igual que Unamuno, Machado consideró que su misión era “eternizar lo momentáneo”, capturar la “onda fugitiva” y transformar el poema en “palabra en el tiempo”. En los años posteriores se acentuó su meditación sobre lo pasajero y lo eterno en Campos de Castilla (1912), pero no por medio de la autocontemplación, sino que dirigió la mirada hacia el exterior, y observó con ojos despiertos el paisaje castellano y los hombres que lo habitaban. Una emoción austera y grave recorre los poemas de este libro, que evoca la trágica España negra tan criticada por la Generación del 98 desde una perspectiva regeneracionista, al tiempo que se describe con hondo patriotismo la decadencia y ruina de las viejas ciudades castellanas.

Además, Charles Dickens será otro de los escritores elegidos por el departamento de inglés para celebrar el día mundial del libro. Este escritor, autor de Oliver Twist, evolucionó desde un estilo ligero a la actitud socialmente comprometida de uno de sus mayores éxitos. Estas primeras novelas le proporcionaron un enorme éxito popular y le dieron cierto renombre entre las clases altas y cultas, por lo que fue recibido con grandes honores en Estados Unidos, en 1842; sin embargo, pronto se desengañó de la sociedad estadounidense, al percibir en ella todos los vicios del Viejo Mundo. Sus críticas, reflejadas en una serie de artículos y en la novela Martin Chuzzlewit, indignaron en Estados Unidos, y la novela supuso el fracaso más sonado de su carrera en el Reino Unido. Sin embargo, recuperó el favor de su público en 1843, con la publicación de Canción de Navidad.