Esta es la última redacción del curso, el escrito final, el cual cierra una etapa de mi vida llamada Secundaria. Esta etapa ha tenido de todo, momentos de risa, alegría, tristeza, añoranza, enfado, impotencia… No debemos clasificar estos sentimientos en buenos o malos, positivos y negativos, ya que a pesar de que algunos nos hagan sufrir nos enseñan. Cada una de las cosas que nos ocurre en la vida nos enseña y debemos aprender la lección. Las vivencias que nos han acontecido son únicas y jamás se repetirán. Es por eso por lo que hay que apreciarlas todas.

Es imposible plasmar 4 años en una redacción, por lo que se debe destacar lo más significativo y sobre lo que te ha marcado de cara al futuro.

El hecho de realizar este escrito hace que realice una retrospección hacia años pasados y vea cuál ha sido mi evolución personal. Es increíble pensar cómo era yo hace cuatro años, y todo lo que he cambiado durante este tiempo. Ahora soy más responsable, aplicado, atento y entusiasmado. Siento que cada día soy capaz de tomar decisiones de forma más sensata y eso me reconforta.

Creo que es de valorar y admirar profundamente el modo en el que el Colegio Lope de Vega afronta la educación de los jóvenes. Apuestan por desarrollar nuevos métodos de pensamiento, maneras atractivas de aprender, el uso de las tecnologías en el ámbito académico, y muchas otras que hacen que el Lope de Vega sea lo que es. Estoy muy agradecido por haber tenido la posibilidad de estudiar en este centro ya que creo que he aprendido cosas que no podría haber asimilado en otro lado. La sociedad y el mercado laboral avanza y evoluciona a una velocidad vertiginosa y es necesario que la manera de educar a los jóvenes también lo haga. En este aspecto el Lope está ejerciendo un gran papel. Nos prepara para que en el día de mañana podamos ser competentes para intentar llegar a tener una vida plena y feliz. En mi opinión, lo más significativo que se inculca en colegio son valores personales y humanos, tales como la solidaridad, el respeto y el compañerismo.

En el ámbito académico la Secundaria ha sido una etapa muy positiva para mí. Año tras año he ido manteniendo un nivel muy bueno en cuanto a resultados. Me considero un estudiante aplicado e interesado y ansioso por aprender. Esto último puede ser considerado la “llama” que alimenta el espíritu de superación continúa. Este año ha sido el que más me ha costado en cuanto a contenidos, ya que se nota que es el último año de educación obligatoria y en muchos casos año de preparación para el Bachillerato pero me siento preparado para iniciar una nueva etapa.

Tobías Franco

Estudiante de 4º de la ESO