2057252
                                                                    
Colesterol alto, diabetes, obesidad e hipertensión arterial son algunos de los males que afectan a la población. Unos factores de riesgo que aunque avisan no siempre se tienen en cuenta hasta que ya es demasiado tarde. Los profesionales del departamento de salud de la Marina Baixa han decidido poner coto a las muertes prematuras provocadas por las paradas cardiorrespiratorias -la primera causa de fallecimientos en los países industriales-, y crear la primera cadena de supervivencia introduciendo las técnicas de desfibrilación en la sociedad.
Según fuentes del departamento, el Comité de Reanimación Cardiopulmonar y Cardioprotección ha decidido, en primer lugar, unificar tanto en el Hospital de La Vila como en los centros de salud todas la herramientas (contenido farmacológico, controles y utillaje de los carros) y el protocolo de actuación urgente con el objetivo de reducir la mortalidad y las minusvalías que generan.
Además, ha empezado a crear la primera cadena de supervivencia a través del uso de las técnicas de desfibrilación por personal no sanitario. Se trata de un plan de uso de desfibriladores para que la sociedad se forme y pueda utilizarlos y se conviertan en vigilantes de su salud conociendo aquellos factores que pueden causar una enfermedad coronaria.
Por el momento, una veintena de profesores del centro escolar Lope de Vega de Benidorm son ya los primeros intervinientes de esta futura cadena de supervivientes de la comarca de la Marina Baixa. El centro adquirió un desfibrilador semiautomático -maquinaria que se está introduciendo cada vez en más empresas e instituciones- y los docentes se sometieron como alumnos a un curso impartido por el doctor Juan José Muñoz Coronado (médico del servicio de la UCI), y consistente en doce horas lectivas en las que adquirieron conocimientos en reanimación cardiopulmonar y en el manejo del desfibrilador.